• MARTES,  05 MARZO DE 2024

Política  |  06 noviembre de 2023  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

ANÁLISIS. El ‘Totopoderoso’ del Quindío, a ‘medias’

0 Comentarios

Imagen noticia

A mediados de la década pasada pocos sabían de alguien que comenzaba a moverse entre los hilos de la política quindiana. Sin mucha preparación académica – particularidad que no es discriminatoria, entiéndase, para hacer la salvedad entre tantos que se rasgan vestiduras y aúllan por la defensa de clases-, un hombre se abría paso para convertirse en un ‘barón’ electoral.

Cuidó carros en la iglesia Espíritu Santo, trabajó en una funeraria, en una droguería y comercializó con plátanos, en el negocio familiar. De estatura media, regordete y cejas pobladas, César Augusto Pareja Giraldo comenzó a pedir un espacio, el que le llegó cuando su tío, el que dicen le dio la mano y lo crío, Atilano Alonso Giraldo Arboleda, lo fue metiendo en las mieles de la política quindiana.

Eso fue por allá a comienzos de los 2000, cuando Atilano se convirtió en diputado, dentro del grupo de ya fallecido Mario Londoño Arcila, ‘Camello’ o ‘ Marito’, como se referían a él sus más queridos. En ese Cambio Radical, CR, de Germán Vargas Lleras, en su más alto proceso presidenciable, el grupo era fuerte, más por la gestión de Londoño Arcila, de grata recordación por muchos en el Quindío por su alcaldía y las obras, vale la salvedad, que por sus inocultables abusos en el tema personal y de contratación. Ya saben de qué hablamos.

César Augusto, que pocos sabían que le decían ‘Toto’ de cariño, avanzó. De conductor de su tío Atilano escaló hasta ser el personaje detrás de muchas candidaturas, y de quien actualmente se ve rodeado de escoltas en cualquier lugar al que llega.

Han pasado menos de 20 años, y ahora el que fuera un humilde ‘trapo rojo’ del Espíritu Santo se jacta, porque no lo disimula, de ser el patrón, el que manda, el que pone o quita a los mandatarios del Quindío. Habla duro, así pocos lo escuchen, porque una cosa es en su grupo y otra lo que vende: el tipo bonachón, dicharachero, generoso y leal, alegan algunos.

‘Toto’ siempre ha sido ambicioso. Sus amigos lo catalogan de ‘visionario’, cosa muy distante a lo que es desarrollo, puesto que su intención de tener el control absoluto del departamento es muy contradictoria a lo que es un líder saludable. Tuvo su cúspide cuando ayudó a llevar su entonces novia y compañera sentimental, Sandra Paola Hurtado Palacio, a la gobernación. Una joven salida del ‘carrielismo’, del movimiento de Luis Emilio Valencia Díaz, que llegó a la asamblea y luego a la gobernación, con al parecer, muchos resentimientos.

Un poco de historia

En 2010, ‘Toto’ y su grupo, pegaron un salto. Su tío, Atilano, se convirtió en congresista, por primera vez, de la mano de su más favorable equipo: Cambio Radical, CR. Un año antes, había fallecido ‘Marito’, en abril de 2009, y en esas elecciones su heredero, Juan Camilo Londoño Arango, se proyectaba para ser senador. Se quemó, pero su fórmula, Atilano, se convirtió en representante a la Cámara. En la lista de CR, Atilano sumó 22.460 votos; en la Liberal, Yolanda Duque Naranjo alcanzó los 12.899 y en la de La U, Libardo Antonio Taborda Castro llegó a los 19.136. Esos fueron los representantes a la Cámara por el Quindío en ese periodo, siendo el primero el tío de ‘Toto’.

Con ese escenario, ‘Toto’ comenzó a moverse de manera más ágil. Mientras su tío Atilano conocías los intríngulis de la contratación estatal y nacional -es ingeniero-, su sobrino iniciaba a manejar las movidas de la política parroquial del departamento. Susurran los que lo conocen que es un encantador, pues su don de ‘labia’ convence hasta a los férreos enemigos.

‘Toto’ se fue haciendo a su espacio, tanto que su grupo, respaldado por la Cámara de su tío Atilano, llevó a su entonces compañera sentimental, Sandra Paola Hurtado Palacio, a lo más alto del edificio de la plaza de Bolívar, es decir a la gobernación. La joven contadora de la universidad del Quindío y criada en el barrio Rojas Pinilla de Armenia derrotó a la encopetada exgobernadora Belén Sánchez Cáceres en las elecciones regionales de 2011. Sandra Paola obtuvo 86.071 votos contra los 74.744 de Belén. Ese sería el primer ‘a medias’ de ‘Toto’ y su grupo.

Cuando se anticipaba como una ‘moñona’, la victoria de la gobernación y la alcaldía de Armenia en las regionales de 2011 -las más deseadas de este departamento por parte de CR-, se les atravesó la hija del ‘carrielismo’: Luz Piedad Valencia Franco, descendiente del ‘Taita’, que fue elegida con 42.937 votos, alcaldesa de Armenia, y lo que tanto deseaba ‘Toto’, desde esas lejanas fechas, se frustró.

‘Luzpi’, sí esa del desfalco de la valorización y esa misma que solo pagó unos cuantos meses de cárcel y que ahora se ve en los mejores restaurantes de Armenia con sus amigos celebrando no sabemos qué, le bloqueó la intención de la ‘moñona’ al incipiente ‘Toto’ y su grupo.

El que se dice ‘Totopoderoso’, y su colectivo, perdieron con el candidato a la alcaldía en 2011, Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, 41.443 sufragios, ese que ahora es gobernador saliente del Quindío y que se ha convertido en el rival acérrimo del que podemos llamar ‘Totismo’.

Se dice sin tapujos que la “política es dinámica”, para justificar alianzas entre dispares u opositores sin razón alguna, pero lo cierto es que los momentos hay que saberlos aprovechar. Y de eso sí que saben los politiqueros. ‘Toto’, nuestro personaje, sí que lo sabe. En 2014, le dio a un desconocido foráneo como Germán Varón Cotrino una votación poco comparable históricamente para el Senado en esta zona del país. En las elecciones legislativas de 2014, el Centro Democrático, CD, con lista cerrada encabezada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, sumó 37.835, siendo la primera votación. La segunda mayor fuerza en la zona fue la del CR, 35.876, con Germán Varón Cotrino que se llevó el botín de 27.101 votos. Una de las mayores votaciones en la historia de un candidato foráneo al Senado en el Quindío. Le siguió la lista del partido Liberal con 33.344, La U 21.256 y el Mira 13.369.

Dos cámaras y el…

Ese impulso le dio al CR, del que hacía parte Atilano y su sobrino ‘Toto’, dos curules en la Cámara. Se movió la maquinaria del edificio y la entonces gobernadora Hurtado Palacio, sacó ‘pecho’: Dos congresistas: Atilano y el siempre fiel, ‘Toñito’, Antonio Restrepo Salazar, quien en un round no muy claro le arrebató a su socio en la terna, Jorge Ricardo Parra Sepúlveda, la curul en el Congreso. Dos de las tres curules quindianas en la Cámara Baja fueron para Cambio Radical y sus delegados en la zona: Atilano, ‘Toto’ y la entonces gobernadora, así como una votación envidiable para Varón Cotrino -quien nunca más se vio por estos lares-, se ufanaban de ser la mayor fuerza con las ‘botas firme’.

En ese 2014, Cambio Radical, CR, arrasó con dos curules en la Cámara y solo Luciano Grisales Londoño, del partido Liberal, se les atravesó. Fueron cuatro años muy densos. Atilano, como siempre, escondido; ‘Toñito’ muy coloquial, y Luciano alejado. Tres y como siempre desarticulados.

¿Nuevos aires?

Un año después, en octubre de 2015, las regionales fueron la nueva oportunidad para que ‘Toto’ y su grupo barrieran. Tenía a la gobernadora y dos representantes a la Cámara. La llave fue Sandra Gómez a la gobernación y José Manuel Ríos Morales, a la alcaldía. La fiesta parecía segura. Hubo excesos, como la recordada caravana que bloqueó la ciudad, la sucia campaña con un títere señalando a Carlos Mario Álvarez Morales como una marioneta de la entonces alcaldesa Luz Piedad Valencia Franco, y derroche en publicidad.

Todo estaba dado y se pensaba que se iban a quedar con todo el pastel, pero la sorpresa fue mayúscula. No solo no alcanzaron la gobernación, sino que tampoco se quedaron con la alcaldía de Armenia. Sus rivales, Carlos Eduardo Osorio Buriticá y Carlos Mario Álvarez Morales, ganaron y con récord de votación: 125.617 y 70.741 votos, respectivamente.

Luego de la derrota en 2015, con la ‘pela’ que se dio en gobernación y alcaldía, ‘Toto’ bajó su perfil. Con su novia metida en líos judiciales, con poco poder y espacio para maniobrar, el sobrino de Atilano se ocultó. Se dedicó a las alcaldías de otros municipios del departamento, a la espera de la nueva oportunidad. Agazapado. En 2018, su tío Atilano volvió a la Cámara, superando a la sancionada Sandra Paola, pero ya CR, 39.446 votos, no era tan fuerte, y en votación fue superado por el Liberal, 62.809, y Centro Democrático, 39.698, que eligieron a Luciano y a la joven figura Diego Javier Osorio, respectivamente. Ya se notaba un desgaste de Atilano, quien poco le interesó rendir cuentas a sus electores y menos a los medios, lo que quizás hoy le pasó factura en su aspiración a la gobernación.

En 2022, ‘Toto’ se entusiasmó impulsado por las regionales de 2019, que le dieron la victoria a su peón José Manuel Ríos Morales, en la alcaldía de Armenia, con lo cual comenzó a idear la estrategia para quedarse con ‘Todo’, como lo ha soñado: alcaldía, gobernación, CRQ y universidad del Quindío. Una vez más los cálculos le fallaron.

A pesar de tener todo el aparato del edificio del CAM, en las legislativas de marzo de 2022, Cambio Radical, con lista cerrada y encabezada por el exalcalde Quimbaya, Jhon Édgar Pérez, fiel escudero de ‘Toto’, solo tuvo una curul, cuando el objetivo desde el CAM era sacar dos. Además de ‘Perea’, como es conocido Jhon Édgar, la tarea era hacer congresista a Hugo Aristizábal, hoy actual diputado, dignidad a la que accedió meses después quizás como premio de consolación.

‘Toto’ se revuelca, nos cuentan, porque luego de varios años, el partido Liberal retomó la mayoría, aunque con votación muy mermada, y eligió a Piedad Correal Rubiano y Sandra Bibiana Aristizábal Saleg, como representantes a la Cámara.

Se comenta que ‘Toto’ estalló con esos resultados, como en este 2023, cuando se perfilaba ganador con la llave PAPA, Jorge Ricardo Parra Sepúlveda y James Padilla García, hecho que se ‘ponchó’, a pesar de los errores que cometieron sus rivales del edificio de la plaza Bolívar. La inversión, dicen sus alfiles, no se compensa.

El tema es que ‘Toto’, no ha sido feliz del ‘Todo’. Al que llaman el ‘Totopoderoso’ no es tan cierto, porque a pesar de lo que le ha invertido, mucha plata, no ha podido coronar una ‘moñona’, porque siempre hay alguien que se le atraviesa. Para buen entendedor, ‘totas’ palabras.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net