• JUEVES,  29 SEPTIEMBRE DE 2022

Deportes  |  23 enero de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Carlos Alberto Muñoz

“No vengo a recoger balones, vengo a poner mi experiencia a favor del Quindío”

11 Comentarios

Imagen noticia

El exjugador quindiano Rubén Darío Hernández ahora se encarga de perfeccionar a los atacantes cafeteros.

Nacido en Armenia Quindío el 19 de febrero de 1965, Rubén Darío Hernández militó en muchos equipos del fútbol profesional colombiano como delantero.

Es recordado por su gol contra Paraguay para la clasificación de Colombia a la Copa Mundial de Fútbol de 1990 en Italia, selección de la que hizo parte.

Rubencho como le dicen, llega al cuerpo técnico del Deportes Quindío, el equipo que lo vio nacer y del cual es hincha. Lo hará en su condición de preparador de delanteros.

El Quindiano, luego del partido amistoso entre el Quindío y el Pereira aprovechó para dialogar con quien ahora será el encargado de perfeccionar las condiciones de los volantes y delanteros cafeteros.

 

¿Cómo se da su llegada al cuerpo técnico del Deportes Quindío?

Me llamó el profe Suárez primero y luego don Hernando. Vieron en mí un aporte valioso para poder estar en el cuerpo técnico, me dieron la confianza que no había tenido antes, no vengo a recoger balones únicamente, vengo a poner mi conocimiento y experiencia de 18 años metido en canchas y camerinos.

¿Qué estudios tiene para ponerlos en práctica?

Soy licenciado en educación física y deportes de la Universidad del Quindío y vengo realizando el curso para técnico en La AFA, llevo dos meses de estudio, la carrera dura dos años.

Soy el entrenador de fútbol del GI. Shool, voy a continuar ahí en las tardes, pues quiero seguir transmitiendo en los jóvenes los conceptos adquiridos y que mejor hacerlo en los procesos formativos.

¿Exactamente cuál será su función en el cuerpo técnico?

El equipo en su modelo y esquema de juego necesita mucha generación de juego desde los volantes, estos tendrán que pisar el área rival y hacer goles.

Los mediocampistas como López, Orozco y Guerrero tienen que tener confianza y apropiarse de sus condiciones técnicas para llegar a pórtico contrario y marcar. Lo mismo sucede con los delanteros Sevillano, Areco Carpintero, Cambindo y Gómez, estos dos últimos con un una gran fortaleza y potencia.

A todos hay que trabajarles cositas, enseñarles secretos de goleador, tendré igual que darles confianza, manejarlos psicológicamente.

¿Este plantel quindiano cómo está para afrontar el torneo?

Tiene una gran ventaja, lleva un año de trabajo, tiene un esquema y modelo de juego, jugadores con continuidad, se conocen. Hay una mixtura entre juventud y experiencia. Saben que el objetivo lo han tenido muy cerca y que este año no lo van a dejar escapar. Hay que llegar a la A.

¿Cómo se siente a los ya casi 53 años de edad?

Carlos, me siento diferente, con confianza y autoridad. Sé que tengo mucho para aportar, debo transmitir el mensaje y conocimiento a los jugadores. Me sigo preparando y estudiando. Quiero seguir conociendo de lo teórico y aplicarlo al equipo. De lo de la cancha, usted sabe todo lo que hice.

Por último, soy agradecido con Dios, con el técnico Alberto Suárez y con don Hernando Ángel por permitirme estar con el equipo. Mi aporte será muy positivo y con el objetivo de volver a la A, al lado de mi equipo del alma.

Rubén Darío Hernández Ariza, el muchacho de la carrera alegre; Rubencho, Moncho, en fin, el goleador de siempre en procura de la única meta por cumplir, salir campeón con el equipo de su tierra en la B, ascender y estar de nuevo en la máxima categoría, al fin y al cabo él siempre fue de ella.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net