• SÁBADO,  18 SEPTIEMBRE DE 2021

Cultura  |  13 julio de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

WILLIAM OSPINA: INTELECTUAL MAYOR

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Luis Ernesto Lasso

 

No por su nombre y menos por su apellido. Sí por sus ensayos sentados en Borges y los otros europeos y por sus novelas -¡qué paradoja! -adentrándose en identidades precarias nuestras y sobre todo, por su poesía lírica que vibra, y nos estremece por ligada a la tierra pisoteada de Colombia. Pero de lo anterior – incluso para refutar – se ocuparán los sabiondos, que yo sólo quiero abrazarlo fuerte porque pocos, como él, se ocupan integralmente de lo que nos concierne, en sus columnas. Sobre ello, abreviaré con el debido respeto:

1. “La Ley de la Naturaleza, que no puede comprarse, permitirá reinventar la democracia”

- Humboldt: tanta estratificación no permite vernos como ciudadanos.

- Llevamos siglos tratando de descubrirnos: no vemos nuestras pirámides, las cabezas olmecas, los dioses del maíz; tardamos en saber sobre Machu Picchu… Escritura colonial: para desalojarnos, despojarnos.

- Seducidos por la Civilización Europea no vimos el guante más pequeño que la mano. Europa no tenía selva ni flora equinoccial.

- Democracia: alterada de origen: en Grecia no cabían los esclavos; en EU tampoco; en la Revolución Francesa, jamás los haitianos.

- Los terratenientes y el clero no admitían mujeres pobres, ideas y libros; los liberales retaron mitos, lenguas nativas, mestizaje. Los neoliberales echaron naturaleza, territorio, memoria, futuro.

- Triunfó la globalización de cosas y basuras, el cierre a inmigrantes, al humanismo. Las multinacionales acaban con la selva para sembrar soya, arrasan páramos, por oro; las farmacéuticas no quieren salud porque necesitan enfermos; los medios no quieren verdad porque venden adrenalina.

- Un orden tan precario no justifica tan altos costos militares abusadores de armas…Hay que sacar armas y dineros de la política, para meter en ella a los ciudadanos: ese es el principio del cambio que exige la democracia…necesitamos leyes que no se puedan comprar. Eso ha demostrado la pandemia.

2. “Aquí va a pasar algo”.

- Trump, con su cinismo y arbitrariedad, es símbolo de lo perdida que está la época…al mundo lo mata esa manera de vivir: la vanidad y el triunfo de ilusiones…no sabemos para dónde vamos, pero queremos ir más rápido …como el mundo nos aterroriza, la casa es refugio. Cuánto más limpia la casa, más sucio es el mundo…compramos boletos de primera para el apocalipsis… ¿A dónde va cuánto tocamos? A envenenar el mundo…más gasolina, más plástico, más velocidad, más basura para tirar al vientre de la tierra: somos los reyes de la creación, los emperadores romanos: somos D. Trump.

- Nadie se siente capaz de rediseñar el mundo…la democracia tiene su estribillo: “elijamos a nuestros salvadores”, cuando cada quien tendrá que salvarse de sí mismo.

3. “La lucha contra el mundo”

- Gobiernos y ciclones: cada vez más destructivos…nacen de nuestras manos…La Pandemia demuestra que estamos viviendo dimensiones cósmicas.

- Hemos sobrevivido a guerras y pestes. Hoy no sabemos si superaremos inventos más peligrosos que la viruela: autos y plásticos.

- Plaga industriosa y sofisticada utiliza instrumentos, cálculo y método, para manipular especies y saquear el planeta sin tregua.

- Sólo de un poder carecemos; control…desde que Dios murió, no hay freno para el hombre. ¿Qué puede salvar a una especie que necesita dioses pero no cree en ellos?...Aún no sabemos cuándo lo mejor se vuelve peor para la humanidad.

- Ahora da orgullo no tener límites; pronto algo implorará por él, para que haya un poco de paz para la mente y consuelo para la imaginación… Nadie lo dijo mejor que Kafka: “En tu lucha contra el mundo, apoya el mundo”.

4. “Ya viene el otro”

- Un gran defecto; tributar al gobierno y dejar en papel precario al ciudadano.

- En este mundo los pueblos existen para elegir a los gobiernos y estos para traicionar a los pueblos. Aquí, cuando el gobierno es peor no se piensa en deponerlo sino en pelear por su reemplazo: el nuevo gobierno lo cambiará todo…Esa idea es nefasta, empobrecedora: significa no ser ciudadano sino cada cuatro años.

- Los gobiernos así elegidos terminan creyendo en sus ideas, escuchando aduladores y obedeciendo a poderosos que financian la elección. Terminan no administrando sino mandando, no escuchando sino reprimiendo. Elegimos no a salvadores sino a verdugos, siempre sabiondos y vanidosos.

- ¿Cómo lograr que dejen de ser dioses al inicio y monstruos cuando se van?

- La democracia sólo puede ser vigilancia, exigencia, opinión, debate.

- Qué mundo miserable construido y qué verdugos nos hemos inventado…peor en Colombia, donde los terratenientes no tienen catastro, a los empresarios se les rebaja impuestos por empleos que no crean, la mafia que maneja el gran negocio no tributa y la minoritaria clase media sostiene en sus hombros al estado corrupto e insaciable…y el pueblo se rebusca en las calles, mientras los jóvenes pagan con su vida las aspiraciones mínimas…

- Los gobiernos valdrán cuando los pueblos valgan… ¿Cuándo tomaremos posesión de un país tan grande, tan rico, tan bello, pero tan poco amado por su gente?

5. “La última escena”.

- En gobiernos antiguos, el poder contagiaba su estilo al pueblo: Calígula pervirtió a Roma, Tiberio la hizo cruel, Nerón vanidosamente criminal.

- En la Casa Blanca, un megalómano delirante, niega su derrota, se aferra al poder…Se parece a la Roma imperial y a la dictadura de Hitler, reducida a escombros, en la “solución final”

- El mundo se ha empequeñecido tanto, que estos son sus grandiosos. Ellos timonean el mundo y su historia…Trump será pintoresco rey de burlas, que seguirá gritando el robo, hasta ser caricatura.

- Hay algo peligroso en este juego: el responsable no es sólo el histrión que recibió tanto poder: también la mayoría que lo eligió.

6. “Baudelaire: la otra revolución”

- La encarnó en 1850 Ch. Baudelaire. Huérfano de hombre culto que lo inició en artes. Su madre, a los 6, volvió a casar con un coronel poderoso en el II Imperio. Charles notó que libros y arte no cabían en el mundo de rentabilidad y eficiencia que sustituía el de libertad, igualdad y fraternidad… el mundo utópico cedió al reino de la artillería, banqueros y feudales.

- No supieron que criaban al cuervo sacador de ojos. Su venganza fue una obra inmortal contra la hipocresía, la sordidez de vida, el utilitarismo mezquino, la corrupción respetable.

- Fue el último revolucionario: creía en la belleza, libertad y felicidad, en tiempos donde artistas pintaban cuadros sublimes para que magnates los tasaran en millones…Qué tiempos: el crimen y el despotismo campean, por penar la insubordinación, la disidencia.

- Baudelaire rompió a cantar sin moderación. Le recordó a Francia, su grandeza perdida… “Las Flores del Mal” fue diagrama desafiante de la modernidad, retrato convulsivo del desorden consagrado por el fracaso de la Revolución. Esa crítica sólo podía hacerla el maldito, el desterrado. Culminó: “Cada día descendemos un paso hacia el infierno”

En la selección se puede leer su calidad de pensador de allá para entender lo de acá y sugerir salidas avanzadas. Pocos logran esas honduras en nuestra tierra desolada, victimizada.

 

 

Don William no ha usado libros ni paseado en vano. Pronto adquirió altura, como puede entreverse en los dos poemas con que cerramos, tomados de una selección de “Región y Cultura” # 23 de 2010:

ELLOS SON PODEROSOS

No digas que tienes sed, te darán un vaso con tu sangre

No digas que tienes hambre, te servirán tus dedos cortados

No digas que tienes sueño, te cerrarán con hilos los párpados

No digas que amas a alguien, traerán su corazón putrefacto

No digas que quieres al mundo, multiplicarán los incendios

No digas que buscas a Dios, te llenarán de brasas la boca.

No digas que está bello el rocío que cubre los campos

En cada gota celeste inocularán pestilencia.

 

“EL AMOR DE LOS HIJOS DEL AGUILA”

En la punta de la flecha ya está, invisible el corazón del pájaro.

En la hoja del remo ya está invisible, el agua.

En torno del hocico del venado ya tiemblan, invisibles, las ondas.

En mis labios ya están, invisibles, tus labios.

 

Que los chicos del Festival de Cine en las Montañas se lo gocen y extiendan sus aportes por el Quindío y Colombia en Resistencia!

 

Armenia, julio 13 de 2021

 

PIE DE FOTO

 

William Ospina, caricatura del maestro Carlos Cardona, del libro Crónicas Quindianas, 2010 .

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net