• MARTES,  05 MARZO DE 2024

Columnistas  |  04 diciembre de 2023  |  12:00 AM |  Escrito por: Carlos Alberto Agudelo Arcila

Martes de nunca llegar: Sombras, refugios y…

0 Comentarios


Carlos Alberto Agudelo Arcila

Carlos Alberto Agudelo Arcila

Margarita Sánchez A.

…la palabra sombra da refugio a hombres solitarios donde hojas secas acogen pasos sin sitio dónde ir:

Hombres silenciosos          extraviados en el viento del ramaje.

Carlos Alberto Agudelo A.

En territorio peligroso una sombra filosa penetra la sombra desarmada:

Sombra de sangre. Sangre de sombra detrás de la escala fantasmal.

La muerte desemboca en el costado izquierdo del desagüe.

Mario Alberto Agudelo E.

Sombras tiernas van hasta el río desnudo de sombras en su periferia. Sombras tiernas beben agua hasta desaparecer con la tarde moribunda:

En la montaña más alta se divisan sombras viejas urgidas de ser remodeladas. Sombras genuinas para la víspera del canto del gallo. Sombras gestoras de nada. Sombras abiertas al acontecer de la media luz.    

Umberto Senegal

En Martes de nunca llegar leí una casa larga y más adentro de la sombra de otra casa larga frente a la casa de sombras cortas una casa de la dimensión del Oeste y en la profundidad del delineado la casa de sombra tres veces más larga de la casa corta. El camino para llegar a ellas no tiene fin. Está pavimentado con sombras hace cientos de lunes: Sombras medievales. Sombras lógicas. Sombras con pocillos de café hirviendo en sus manos. Sombras perpendiculares. Sombras periféricas. Sombras blandas. Sombras antes del día preciso. Sombras cristianas. Sombras ateas. Sombras a las espaldas de la gota vapor arriba:    

Las sombras de los habitantes de casas cortas y largas forman un cúmulo de sombras surreales a imagen y semejanza de hombres en el pensamiento de André Breton.  

Margarita Sánchez A.

Los huesos del lomo alto hasta el lomo bajo del ganado en el otro lado de la llanura hacen parte de colores mortecinos:  

Desde algún montículo del fluir sanguíneo salta mi mundo pensativo entretanto millones de vocablos andan en busca del sustantivo capaz de nombrar la realidad del azul lejano del mar.

Carlos Alberto Agudelo A.

Es necesario moldear sombras de mazos con el fin de romper palabras sin sentido:

Primero se requiere planear para mañana algunas cosas. Luego fraguar mundos al antojo de cada quien y cuando todo se encuentre a la orden del día no interferir en nada.

Mario Alberto Agudelo E.

Sombras barrocas acechan.

Ahora nos salvan sombras de girasoles y de tomillo y sombras de olores agradables y sombras de berenjenas y de tomates y sombras de la… Y sombras de rocío y sombras en el árbol de sombras juguetonas.      

Umberto Senegal.

Camino por calles de mi pueblo en silencio. Telas transparentes sobre cuerdas en el patio dejan ver sombras sonámbulas. Una milésima de segundos antes de cuajarse la noche no cesa el paso de sombras sonámbulas vistas a través de telas transparentes sobre cuerdas en el patio. El silencio persiste. Me alejo del silbido de un espantapájaros para lograr fundirme con sombras serenas no sin antes observar el patio sin alambres colgados por telas transparentes no obstante se perciben sombras sonámbulas yendo hacia sus tumbas.    

                                        Sombras… Dos sombras.

                Sombras… Seis sombras.

                                Sombras … Millones de sombras.   

Margarita Sánchez A.

Conozco refugios de sombras en cada siembra del orbe. Se hallan en el crepúsculo matutino cuando dan contra el latón cerca del fuego imposible de apagar. Sombras listas a impedir su extinción sobre la faz de la tierra.

La sombra de este instante gira en círculo el tiempo por llegar.

Se balancea la sombra del pasto junto al jugueteo del turpial.

Alguien observa el frío de sombras subyugadas:

 Ventanas y ventanas y ventanas observan sombras de rostros detrás del cortinaje. Paradojas bretonianas traen a cuestas la sombra de mejor semblante.

La sombra por escribirse suscita fiebre crónica en el escritor surrealista.

Sombras aliadas a Tristán Tzara se asombran cuando ven pasar el rocío custodiado por el humo…   

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2024 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net