• DOMINGO,  29 ENERO DE 2023

Cultura  |  13 marzo de 2018  |  05:20 PM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

Para Mara Trujillo el teatro es el amor de su vida

1 Comentarios

Mara Trujillo encontró en el teatro el amor de su vida

Le ha dado vida a uno de los más grandes proyectos culturales del departamento: El festival internacional de teatro Calle Arriba Calle Abajo.

A María del Rosario Trujillo nadie la conoce en Armenia. Sus compañeros, familiares y los amigos que va haciendo en su día a día le dicen Mara, un nombre artístico que le dieron en Bogotá gracias a su carisma y la buena energía dada a las personas que la rodeaban.

Inquieta como siempre ha sido, buscó la raíz de ese nombre y se dio cuenta de varios significados, uno de ellos relacionado a la buena suerte y por más que quiso seguir siendo Maria del Rosario se quedó Mara.

Nacida en Florencia, Caquetá, cursó sus estudios en el colegio Sagrado Corazón de Jesús. Desde ese entonces ya hacía sus  pinitos en el teatro. También se interesó en los libros buscando historias y llenando su mundo de fantasías. Corriendo el riesgo pero llena de muchas ganas, adaptó sus primeras obras con tan solo 13 años, reclutando amigas y echando a rodar ideas.

Recuerda que de niña era muy silenciosa y retraída, pero en el arte escénico encontró lo que quería y le llenaba el espíritu, aunque desde un comienzo no hubo mucho apoyo familiar para que lo llevara a cabo como una forma de vida y fueron varios los desencuentros por esa pasión pues no era algo bien visto en los círculos sociales.

Luego de terminar el bachillerato se fue rumbo a Bogotá. No quería casarse tan joven ni tener una carrera de derecho o medicina como era el proyecto prediseñado de sus padres y sus tías. Se embarcó contra viento y marea a crecer en lo que más amaba y creer en ese sueño.

La capital del país la acogió entre todo tipo de artistas con quienes compartió y aprendió muchas de las cosas que hoy recuerda y aplica. Ya no era la niña consentida de los abuelos ni disfrutaba de las comodidades familiares, pero eran consecuencias que estaba dispuesta a pagar por el teatro.

Llegó al Quindío en la década de los 90. Salento la cautivo con su paisaje y Armenia la enamoró a primera vista. Desde ese entonces la relación con la Ciudad Milagro se ha hecho más estrecha, tanto que decidió quedarse y echar raíces.

Hoy en día Mara es la guerrera de siempre. La misma valiente, leal, buena amiga y creativa que lucha desde su trinchera del arte llamada Versión Libre Teatro y desde donde le ha dado vida a uno de sus más grandes proyectos culturales del departamento: El festival internacional de teatro Calle Arriba Calle Abajo.

En El Quindiano hablamos con ella de sus gustos, sueños y el papel de la mujer en el arte.

PUBLICIDAD


Comenta esta noticia

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net