• JUEVES,  29 SEPTIEMBRE DE 2022

Columnistas  |  09 agosto de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Manuel Gómez Sabogal

Corta historia de dos amigos en Europa

0 Comentarios

Imagen noticia

Manuel Gómez Sabogal

Por Manuel Gómez Sabogal

Dos amigos se encontraron en Inglaterra por cosas del destino. Uno se había ido a hacer un posgrado y el otro llegó a un curso, porque se había ganado una beca.

Como en esa época no había celulares ni whatsapp, se comunicaban por teléfono fijo o postales. Y así era fácil establecer comunicación y quien se hallaba en Penzance, a pocos metros del Lands End, en la tranquilidad en Cornwall, llamaba al amigo en Ealing, al oeste de Londres, para que lo visitara y probara los exquisitos manjares que día a día recibía en la familia donde se hallaba.

Un día, el amigo de Londres decidió ir a Cornwall. Viajó en tren, tranquilo, calmado y con buen tiempo. Su amigo en Penzance lo recibió con gran alegría, pues se sentía muy solo. Ya la familia sabía que llegaba la visita de Londres.

Esa noche, frugal comida. Rara, extraña. Ramas, no verduras. Un plato especial con especies que no había visto ni probado antes. Al terminar la comida, sin terminar, decidieron salir a caminar.

  • ¿Te das cuenta lo que me dan? 
  • ¿Siempre?
  • Casi siempre. Así es la comida.
  • Pues hermano, busquemos un sitio para comer…

Al día siguiente, recorrieron ese bello pueblo o la esquina del Lands End. Disfrutaron el día y el amigo de Londres decidió regresar, porque era domingo y el lunes a clases. Sin embargo, quedaron de acuerdo para salir a Europa en vacaciones.

Y se fueron a recorrer Europa en tren. Lo primero, Francia.  Estuvieron en París. Visitaron Trocadero y tomaron fotos (con cámaras viejitas) en la Torre Eiffel.

Viajaron a Italia. Llegaron a Venecia y durmieron en la estación. Al día siguiente, sitios, lugares interesantes, la plaza de San Marcos y las glándulas.

Luego, estuvieron en la bella Roma el 31 de diciembre, justo para la misa del papa Juan Pablo II. Allí, buscaron alojamiento en casa de familia. Muy agradable la dueña de casa. Como el italiano era escaso, la comunicación se hizo fluida, de pronto: “Siñora, il bottone se ha desprendito” dijo uno de los amigos, a quien se le había caído un botón de la camisa. Y como la señora era italiana, inmediatamente le entendió y le pasó aguja e hilo. “Si ve, hermano, me entendió”.

Roma fue increíble. Un paseo genial hasta cuando decidieron viajar a España. Nuevamente, tomaron el tren y al pasar por Pisa, se bajaron y uno de ellos vio que la torre estaba inclinada. “Qué malos arquitectos e ingenieros”, pensó. No se demoraron allí, pues debían tomar el otro tren para Barcelona...

 

 

 

"In illo tempore", viajaban dos jóvenes colombianos por Europa en el tren y sin suficiente dinero para darse el lujo de comprar tiquetes de primera clase, pero resulta que por equivocación se embarcan en un vagón súper lujoso... y resulta que una "samaritana" italiana les dice "tranquilos que yo les pago el tiquete", y uno de ellos responde dizque "nooooo, cómo así, no nos pague el tiquete, mejor nos bajamos aquí..."

“Todavía estoy aguantando frío en esa estación...”

Lo que uno de los amigos no vio fue la importancia del tren en el recorrido por Europa. Claro, como aquí no hay tren…

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net