• MARTES,  09 AGOSTO DE 2022

Columnistas  |  24 junio de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Valentina Suárez Fernández

Neurodiversidad

0 Comentarios

Imagen noticia

Valentina Suárez Fernández

Por Valentina Suárez Fernández

Este término no era expresión común antes de pandemia. Sin embargo, con la escalada de reconocimiento de grupos minoritarios que deben y reclaman derechos, la neurodiversidad y su ámbito de conocimiento se ha ido acuñando, poco a poco.

De acuerdo a las investigaciones de la universidad de Stanfor, entre el 15% y 20% de la población mundial se identifica como neurodiversa. Estas personas comprenden y perciben la información de forma diferente y pueden tener variaciones cognitivas como autismo, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), dislexia o dispraxia. Hay tres tipos principales de TDAH y sus efectos pueden variar de una persona a otra. A menudo se diagnostica en la infancia, pero en la adultez siguen experimentando procesos cognitivos que los hacen diferentes de las mayorías.

El sector salud tiene un reconocimiento incipiente de este tipo de condiciones. Insipiencia no sólo en el diagnóstico sino en las alternativas para la adquisición de habilidades, destrezas y desempeños que les permita la funcionalidad en los variados contextos sociales.

En este escenario de una naciente lectura de esta condición particular, han sido otras interacciones derivadas de las tecnologías de la comunicación las que han permitido amparar esa diversidad. Así, las redes sociales han permitido desde la protección de sus identidades crear redes de comunicación para quienes se siente rechazados. Situación que ha facilitado el diagnóstico en algunos casos.

Superar la pandemia es el desafío inicial pero nuevos retos devienen para todos los sectores del estado. Uno de ellos es reconocer esta minoría como diferente pero no excluida. Diferente pero atendida. Distinta pero visibilizada y acogida en cada una de las dinámicas cotidianas familiares y sociales.

Ir en búsqueda de alternativas demanda constancia, amor y respeto por la diversidad sumado a una decisiones de estado que permitan aunar esfuerzos intersectoriales para concertar estrategias y lineamientos integrales. Camino que ya ha sido recorrido con logros paulatinos y seguros por parte de los diversos sexuales, de etnia, de religión y de ideología política. El camino por recorrer debe acercar dolientes porque si hay pacientes que reclaman atención para su divergencia.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net