• MARTES,  09 AGOSTO DE 2022

Columnistas  |  24 junio de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Aldemar Giraldo

Todos ganamos

0 Comentarios

Imagen noticia

Aldemar Giraldo

                                                                                            Aldemar Giraldo Hoyos

¿Realmente, la felicidad consiste en sincronizar las ilusiones personales del sentido con las ilusiones colectivas dominantes en cada situación?  Si mi narración personal está en sintonía con las narraciones de la gente que me rodea, puedo convencerme de que mi vida tiene sentido, ¿y encontrar felicidad en esta convicción? Si las cosas son así, la felicidad consiste en engañarme a mí mismo o esperar hasta que mis sueños e ilusiones se sincronicen con los de los demás; en pocas palabras,” si la felicidad consiste en sentir que la vida tiene un significado, entonces, para poder ser más felices necesitamos engañarnos de manera más efectiva” (Harari:2017).

No es suficiente este engaño; antes que todo, debemos saber que hay muchas hipótesis sobre la felicidad, pero que hay mucho camino por recorrer, sin embargo, cualquiera que sea el método o la explicación, es urgente saber quiénes somos o como dicen otros, conocernos a nosotros mismos.

Los anteriores párrafos los planteo al preguntarme: después de las elecciones, ¿quiénes están felices? ¿los que votaron por Petro? ¿los que votaron por Rodolfo? ¿Los que votaron en blanco? ¿los que no votaron? También puedo cambiar la pregunta: ¿Quiénes están tristes? Fieles a lo expresado en los dos primeros párrafos, ¿votamos por influencia de otros, para estar de acuerdo con quienes nos rodean, por miedo, por incertidumbre, para tener a los demás tranquilos o para no desdibujar nuestra imagen en el colectivo? Se me antoja otra pregunta: ¿votamos esperando algo para nosotros o para Colombia? (sinceramente).

Sé que muchos no tienen una respuesta precisa o divagan para darla; sé que otros, para buscar ese “engaño efectivo” se montaron en el bus ganador y expresan: “ganamos”; me adhiero a esta respuesta para expresar que ganamos todos, ganó Colombia, ganó la democracia, no perdió Rodolfo, no perdieron sus seguidores; de todas maneras, en todos los lugares se pedía cambio y ambas opciones lo ofrecían; el mismo enfoque de izquierda es cambio en un país que siempre ha sido gobernado por quienes se autodenominan  “de derecha” y demócratas; la democracia no puede tener color político ni puede ser exclusiva. Hay que dar el beneficio de la duda y permitir una oportunidad.

En Colombia hay poderes bien marcados e instituciones que nos hacen pensar que todo puede ser mejor; además, lo mejor del país es la gente, agrupada bajo cualquier bandera. De otra parte, el presidente elegido no podrá hacerlo todo, ni sólo; el cambio tenemos que hacerlo entre todos, pero, pensando en que el cambio empieza en cada uno. No podemos estar por debajo de los sueños de Colombia. Como decía mi abuela:Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”.

 

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net