• MIÉRCOLES,  08 DICIEMBRE DE 2021

Deportes  |  25 enero de 2018  |  02:13 PM |  Escrito por: Carlos Alberto Muñoz

Campagna, el mejor 10 del Deportes Quindío

11 Comentarios

Imagen noticia

Darío José Campagna Roldán falleció en el terremoto, hoy hace 19 años.

El exfutbolista argentino jugó para el Deportes Quindío entre 1985 y 1989, fue uno de los últimos ídolos de la afición cafetera.

Darío Campagna había llegado al país procedente de Rosario Central donde fue un excelente volante ofensivo, lo cual ratificó ampliamente en el equipo de Armenia. Sus pases de profundidad y los goles de tiro libre jamás podrán ser borrados de la memoria del hincha quindiano.

Darío alcanzó a jugar un par de meses en el conjunto de los Millonarios, no se adaptó a la ciudad, jugó muy poco allí  y volvió al cuadro milagroso.

En el año 90, el flaco Campagna había regresado a su país, empezó a jugar en equipos de categoría B y de la segunda división del fútbol gaucho; un par de años más tarde se retira de toda competición.

Para el año del terremoto, hoy hace 19 años, el santafecino hacía las veces de empresario de jugadores y se decidió en traer a dos jóvenes futbolistas para mostrarlos en el Deportes Quindío. Se trataba de Diego César Montenegro, un delantero corpulento y Rubén Emilio Bihurriet, mediocampista zurdo de gran calidad.

Ambos jugadores habían recibido del entrenador Carlos 'Piscis' Restrepo la aceptación para ser contratados. A las 2.00 p.m., tenían cita con el presidente del Club César Pinzón para definir  y firmar los contratos. El mayor accionista de la institución, Guillermo López  Valencia estaba de acuerdo con la vinculación de dichos deportistas.

Pero sucedió lo inesperado por todos, el terremoto de Armenia sepultó las esperanzas de estos tres argentinos y privó a la afición quindiana de ver en acción a Montenegro y a Bihurriet. Junto con Campagna se encontraban en el Hotel Izcay, el cual se derrumbó por completo con el sismo. Más de 1.000 víctimas cobró la catástrofe.

Fui gran amigo de Darío José, nos habíamos distanciado, no nos hablamos, pero lo admiré de siempre. Nunca vi a un jugador de esas condiciones y categoría jugando para el Deportes Quindío, fue el mejor # 10, el ídolo de todos. Lo confieso sin reparos.

La última vez que lo vi fue en las canchas de  Comfenalco el jueves anterior al terremoto; Quindío hizo práctica de fútbol  yo  quería ver a los jugadores que él había traído. Me agradaron futbolísticamente y me parecían buenos refuerzos para afrontar el torneo.

Cuando lo observé, pasé de largo, le quité la mirada, él estaba con James Padiila Mottoa un amigo en común. James había programado un almuerzo para que nos reconciliáramos; Campagna quería y yo acepté. No se nos dio.

Darío murió en la tierra que más amó después de su natal Rosario, así lo quiso el destino. La hinchada también lo adoró y lo sigue recordando.

Flaco, será en la eternidad que nos volvamos a encontrar y de paso degustar unos raviolis de esos que vos me  preparabas tan exquisitos.

Allá almorzamos crack.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net