• LUNES,  16 MAYO DE 2022

Región  |  19 enero de 2022  |  12:00 AM |  Escrito por: Administrador web

Sentida despedida de Luciano Grisales a su amigo Carlos Mario Álvarez

0 Comentarios

Imagen noticia

Una sentida carta suscribió el congresista Luciano Grisales Londoño, como despedida a su amigo Carlos Mario Álvarez Morales, exalcalde de Armenia, que murió el pasado lunes en la noche, sorprendido por un infarto.

 

EL QUINDIANO publica la carta completa del parlamentario Luciano Grisales.

 

Armenia, enero 18 de 2022

 

Solo la admiración que sentimos por ese ciudadano ejemplar, hombre culto, decente, noble, luchador, creativo y muy inteligente llamado Carlos Mario Álvarez Morales, es proporcional a la insondable tristeza que tenemos por su apresurada partida. No advertimos cura ni consuelo para el dolor inmenso que nos embarga y que nos aturde.

En Carlos Mario siempre estuvo a flor de piel la lealtad, el compromiso, la amistad y esa insuperable dosis de optimismo que nos permitieron emprender proyectos colectivos, atravesar difíciles momentos y sortear complejas situaciones, siempre con la satisfacción de estar en la ruta correcta y en busca del beneficio de un territorio y quienes aquí habitamos.

No fue un aliado político, fue un compañero en esta azarosa ruta que es la del servicio público; Carlos Mario fue un hermano de la vida. En este momento tan doloroso se juntan innumerables recuerdos de instantes vividos con la intensidad de su talante, tantos proyectos de ciudad compartidos, todas esas ideas que discutimos y defendimos ardientemente; las risas y las penas.

Carlos Mario fue un hombre de convicciones profundas, que defendió incluso a costa de su propia tranquilidad, de su libertad y su vida. Fue un esposo amoroso, un padre ejemplar, un hijo entregado, un ciudadano respetuoso de la ley, un líder honesto. Su sentido de respeto y responsabilidad colectiva, su entrega al trabajo público, su agudeza y buen humor serán por siempre su legado y el compromiso que nos entregó a lo largo de su vida y que nos deja como mensaje.

Hoy, nosotros, sus amigos y sus seres queridos, adoloridos como estamos, solo tenemos gratitud con la vida por haber podido contar con él como un amigo y consejero. Partió un ser entrañable, que nos deja el indeclinable, inaplazable e insustituible compromiso de seguir defendiendo este territorio, poniendo en el centro de todo: la vida, tal como él lo pregonó y lo aplicó.

Nos hará falta sus palabras de aliento, su visión informada y aguda, su generosidad y lealtad a prueba de todo, su alegría y calidez. Nos hará falta porque es un ser humano irremplazable.

A su esposa, Patricia; a su hija, Juliana; a su señora madre, Cielo; y a toda su familia fortaleza en este trance, nuestra solidaridad hoy y siempre, y nuestra compañía en estas horas tan tristes para todos nosotros.

Se reanuda ahora, ya en terrenos celestiales, esa conversación que quedó truncada con su señor padre don Mario Álvarez, otro ciudadano ejemplar, que supo educar e inculcar en su hijo, un amor inconmensurable por su ciudad.

 

Gracias, Carlos Mario.

 

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net