• VIERNES,  03 DICIEMBRE DE 2021

Columnistas  |  16 octubre de 2021  |  12:00 AM |  Escrito por: James Padilla Motoa

SIEMPRE AMIGOS

0 Comentarios

James Padilla Motoa

Por James Padilla Motoa

Tuve hace poco una invitación del dirigente deportivo John Jairo Hernández para participar en algo absolutamente novedoso en mi trajinar profesional como comentarista de fútbol: semifinal y final de un torneo de veteranos mayores de 55 en la cancha del Club de Tiro, Caza y Pesca de Armenia.

Era todo un reto dada mi condición de hombre alejado de los medios y en un ambiente totalmente desconocido. Pero no había manera de negarme por la amistad con quien formulaba la invitación y porque el incentivo era el homenaje que se rendía a mi compañero triunfador de gran parte de nuestro camino en el fútbol profesional, don Gustavo Domínguez Sánchez y quien se nos fue lamentablemente en este calendario. Quería mirar y percibir todos los secretos y misterios de una actividad en la que el gran Gustavito fue conquistador y maestro.

Sin embargo, allí encontré mucho más: Primero, la enorme cantidad de público que este tipo de competencias concita en estos escenarios; exjugadores profesionales, jóvenes, veteranos, damas, periodistas, pichones de periodistas, etc. Después, la gratísima sensación del reencuentro con amigos de esos que se le extravían a uno en estos caminos de la vida y la comprobación de un fenómeno que hace tiempo tratamos de entender en el ámbito regional:

El gran acompañamiento de la gente a estos torneos de veteranísimos, acompañamiento que es tan escaso en competiciones de infantiles o juveniles en donde sólo asisten padres o familiares de los protagonistas. Tal vez por ahí se pueda encontrar una de las principales razones por las que el fútbol aficionado del Quindío sigue marchando en los últimos lugares del compendio nacional. Porque no hay un interés manifiesto por nuestros jugadores en edad competitiva; el respaldo de público y patrocinadores es casi nulo para soportar un movimiento que nos lleve a rescatar lugares de privilegio en las competencias más importantes. Es un fenómeno, por lo demás curioso en el desenvolvimiento de una sociedad. Nada malo, por sí solo, pero sí lleno de una serie de elementos que tendrían que ser analizados por expertos para intentar hallar formas o salidas para el crecimiento del fútbol regional.

Al final ganó bien un equipo que tiene nombre de tango: Siempre Amigos. Le ganó en la final al equipo de la localía Club de Tiro, Caza y Pesca. Después hubo francachela y comilona...pero ya me había marchado.

[email protected]

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net