• VIERNES,  22 OCTUBRE DE 2021

Editorial  |  16 septiembre de 2021  |  09:13 PM

Basura, es tiempo de compromisos

0 Comentarios

Imagen noticia

La iniciativa del alcalde de Armenia José Manuel Ríos Morales de implementar un medio para darle solución al problema de las basuras que inundan gran parte de la ciudad, es un hecho de resaltar, pues los habitantes de la capital quindiana desde hace mucho tiempo, más de una década, vienen reclamando un programa que le dé a su ciudad una cara limpia y por ende amable, agradable y sobre todo un medio ambiente sano

“…a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” reza la frase bíblica que se podría aplicar de alguna manera en este caso ya que el alcalde Ríos Morales dejará huella de su paso por la administración municipal si llega a concretar, a realizar, a cumplir con este proyecto que seguro cambiará la presentación de la ciudad, su imagen ante los ojos de propios y extraños.

El sistema de Soterrados que propone el alcalde en cinco puntos claves de la ciudad, los 200 contenedores que serían ubicados en los diferentes barrios y los cinco nuevos y modernos vehículos recolectores tienen como propósito el control, el manejo de las basuras en toda la ciudad, un clamor de Armenia en donde éstas, las basuras, se han convertido en los últimos años en parte del paisaje.

El proyecto de los Soterrados, los contenedores y los nuevos vehículos no basta, si no hay un compromiso de los armenios y de los miles de habitantes que de otras partes del país han llegado a echar raíces en la Ciudad Milagro de Colombia.

Con este proyecto llegó la hora de saber quién es quién. Los que verdaderamente se sienten comprometidos con la ciudad de hecho y no en el papel.

La Cámara de Comercio, por ejemplo, debe asumir un programa con los miles de negocios que en los últimos años han aumentado de manera desmesurada en la mayoría de los barrios, y que se han convertido en el sustento de cientos de familias ante el desempleo que acosa a una gran parte de población de esta zona del país desde hace más de una década. Debe la Cámara de Comercio implementar un programa que eduque a estos comerciantes en el manejo de las basuras, pues para nadie es un secreto que, en el barrio Granada, en Ciudad Dorada, en el San José y el Bosque por nombrar algunos populosos sitios de comida rápida y de restaurantes, las calles se convierten en cómodo basurero de aquellos que poco o nada les importa la ciudad así vivan y se lucren de ella.

Ese programa de la Cámara de Comercio debe ser constante y redundar en los comerciantes como un agregado a sus responsabilidades con la ciudad, debe redundar en una cultura que permanezca en el tiempo y en las nuevas generaciones.

Debe asimismo la secretaría de Educación generar programa no solo para los estudiantes, también para los maestros y los padres de familia. Que el tan cacareado Proyecto Ambiental Escolar, PRAE, salga de los formatos de los Proyectos Escolares Instituciones PEI, de los colegios, de las eternas y repetitivas socializaciones, ya es hora que cumplan con una educación práctica en beneficio del medio ambiente acechado por el mal manejo de las basuras en toda la ciudad.

Deben los líderes de los barrios, las juntas de acción comunal, los ediles, asumir acciones verdaderas con la realización de campañas permanentes e insistentes con sus comunidades para que se apropien del cuidado de las zonas donde habitan. Que las comunidades de los barrios se sientan orgullosas de vivir en un ambiente limpio y por ende sano. Que se vuelvan vigilantes, que dialoguen y ellas mismas enseñen y aprendan la importancia del manejo de las basuras para la sana convivencia, no solo social, sino como prevención para conservar una buena salud.

Debe la secretaría de Gobierno en conjunto con otras secretarias que correspondan, idearse un programa, no de esos vitrineros a los que están acostumbrados y que solo tiene objetivos politiqueros. Un proyecto, programa o campaña que arrope a los cientos de habitantes de calle, indigencia que cada día crece de manera desmedida y que son los encargados de desocupar las bolsas y potes de las basuras de los barrios del centro de la ciudad y de los parques buscando algo de comida, dejando la cantidad de basuras regada por el suelo sin ninguna consideración. Es obligación atender esta población en sus necesidades primarias para que no tengan que buscar su sustento en la basura.

Y el concejo municipal de Armenia, que se comprometa si quiera una vez durante su periodo con proyectos tangibles que se vean, que se palpen, que trabajen como es su deber en favor de la ciudad, que cumplan con sus deberes, y no con proyectos de papel.

Hay que copiarle al alcalde si queremos ver una ciudad como tantas otras que nos llevan años de delantera en manejo de basuras. Hay que copiarles todos, aprovechar la oportunidad, de lo contrario la basura seguirá siendo parte del paisaje.

PUBLICIDAD

Comenta este artículo

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net