• LUNES,  29 NOVIEMBRE DE 2021

Ciencia Y Tecnología  |  07 enero de 2018  |  03:05 AM |  Escrito por: Edición web

Cementerio de los libros (8)

1 Comentarios

Imagen noticia

Por Ilda Baoth

CARLOS ALBERTO VILLEGAS URIBE

CUENTO CONTIGO

Biblioteca de autores quindianos. Universidad del Quindío, Armenia, 2014. Diseño de cubierta: Lina María Cocuy. Número 18 de la citada colección. Prólogo por María Elena Gómez Sánchez. 146 páginas. Centro de publicaciones de la Universidad del Quindío.

Calarqueño este escritor. Van a creer algunos que en mis comentarios y anotaiones pongo la atención en autores de este municipio. Y sin embargo no es así. Pero tal lugartiene muchos en varios géneros. Y ellos publican de una u otra manera sus obras. Las regalan, las venden, se encuentran por ahí, donde uno menos piensa. Entonces crecen las referencias. Por aquí están todos ellos, buenos, regulares, sin importancia. Conocidos dentro de la región y fuera de ella. Desconocidos hasta en su propios pueblo. Carlos Alberto Villegas Uribe, es uno de los calarqueños con mayor trascendencia literaria tanto fuera de su pueblo como fuera del Quindío. Su imagen y el respeto que inspira, la credibilidad nacional y foránea, se las ha ganado con trabajo constante, con estudio, con investigación y amor auténtico a su trabajo narrativo. Un ejemplo humano y vital para su generación y para los jóvenes que entren a leer su obra. Habrá que relacionarlo siempre con la creación de los textos matemáticos que él llama Mibonachi. Carlos es un mago del lenguaje y de las técnicas narrativas, de los juegos y posibilidades literarias del idioma, de las palabras y los recursos narrativos tanto en el cuento extenso como en el minicuento y la novela. También ha escrito poesía. Leerlo es estar dispuestos a encontrar otros niveles del decir y del imaginar, de plasmar la realidad diaria. Capaz de ir sin prisa, con gozo, del humor a lo más serio cuando describe un personaje o retrata un ambiente que puede ser de su pueblo o de cualquier otro lugar de Latinoamérica y del mundo. Cuento contigo, es un libro lleno de sólidas sorpresas narrativas, elegante, exigente, donde se observa al hombre que para escribir un cuento extenso o un Mibonachi o uno de dos renglones, extremos sorprendentes del minicuento, se exige a sí mismo puliendo y decantando, buscando refinamientos en los temas, en el argumento y sobre todo en el estilo. Quienes escriban la historia del minicuento colombiano, tendrán que estudiar con atención las propuestas estructurales de Villegas Uribe, sin par en este país. Lean con cuidado todo lo concerniente a dicho tema desde el capítulo llamado Tardes de Mibonachi.

JAIME PATIÑO SANTA

CONVERSACIONES CON ANITA. ESPIRITUALIDAD PRÁCTICA

Uniediciones. Grupo Editorial Ibañez. Bogotá, Colombia. Segunda edición, octubre 2017. Diseño de carátula: Vanessa Peña. Concepto gráfico e ilustraciones: Martha Elena Hoyos G. Montaje de portada: Lina María Cocuy P. 178 páginas.

Jaime Patiño ha publicado otros cinco libros. En la solapa encuentro información sobre su recorrido literario y profesional: abogado penalista, asesor en temas de derechos humanos. Y este en particular, que señala cuáles son sus actividades más importantes y su trayectoria en el campo místico: facilitador de procesos de duelo y muerte. En el Glosario y en la introducción del libro, importante para entender este testimonio de amistad y de trabajo interior, con sus específicas orientaciones espirituales, se hace referencia al esotérico brasileño Triguerinho, de lo cual deducimos que tanto el autor como la protagonista, Anita, la sanadora, de alguna manera están vinculados con el notable guía religioso de Brasil. Anita nació en Caloto, en 1924, en las riberas del río Palo. Anita ya falleció pero sigue viva, muy viva e irradiando sus enseñanzas y su amor, desde el recuerdo que centenares de personas tienen de ella, y que se consolida para cuantos tuvieron la dicha de tratarla, de hacer parte de su círculo de estudios íntimo o para quienes ahora la encontramos en esta obra que sirve de memoria para entrar a conocer detalles de una vida llena de milagros y servicio, de belleza natural, como se desprende de cada párrafo, cada página y recuerdo que Patiño Santa nos va sembrando en el alma, al relatar con minucioso detalle, con memoria descriptiva, sus encuentros con esta mujer de luz. Confidencias biográficas de una sanadora cuyas acciones y palabras sembraron ideales de paz, amor, perdón y tolerancia que tanto necesita Colombia, los diálogos entre Jaime y Anita, desde cuando se conocieron, crecen en intimidad y profundidad mostrándonos a la mujer llena de talentos y bondades, con dones para contribuir a paliar el dolor del cuerpo, de las emociones y del alma en los seres humanos que buscaron sus tratamientos y consejos. La lectura de este libro es esperanzadora porque nos llena de fe al saber que hubo personas como Anita, y puede haber ahora mismo, en su campo curativo y medicinal, otras mujeres semejantes aunque desconocidas. Yo nunca recomiendo libros, pero esta obra puede servir de orientación a mucha gente con problemas de toda índole. No es un libro de superación personal. ¡Qué tal!

CARLOS ALBERTO CASTRILLÓN

NOTICIAS DE GAZA

Poesía. Haiku. Ilustraciones de Susana Benet, quien las cedió para la edición del libro. Frailejón Editores, Medellín, Colombia, 2017. Encuadernación artesanal. Pilar Villegas L. 76 páginas. Edición de 500 ejemplares firmados por el autor, numerados y encuadernados a mano.

El placer de la lectura de los modernos y heterodoxos haikus de este quindiano residente en Armenia, comienza cuando uno mira el libro, cuando el lector sin prisa lo toca, cuando se detalla la impecable factura artesanal de la obra a partir de su encuadernación, el papel, la calidad del trabajo y el tipo de carátula, dándole todo ello identidad al proceso editorial y a la hermosa colección de libros que manualmente hace Frailejón Editores, en Medellín. Hay un epígrafe del poeta Salim Bellen. Un haiku de denuncia, un breve retrato de la guerra y la violencia en cualquier lugar del mundo donde hay soldados y hay poetas: “Una jornada espantosa;/decenas de civiles muertos/y mi canario”. Es la adecuada introducción para reconocer cuál es el tema que a lo largo de 26 haikus incluidos en este brevísimo poemario, inquieta y lleva al haiyin Castrillón a tomar partido, mediante el haiku saliéndose de su tradición lírica, en sucesos de la historia contemporánea. Palestina y los horrores de la guerra. Gaza, en particular. Cualquier guerra, cualquier enfrentamiento, pero para sus haikus Castrillón seleccionó las dolorosas impresiones que como poeta recibió de la guerra en Palestina. Muertos, desolación, injusticias. Sin largos discursos literarios, mediante el impacto de lo objetivo, el escritor quindiano retrata con sutil sentimiento, con libertad métrica, a través de un haiku moderno y expresivo, lleno de fuerza aunque no siga ciertas exigencias de la tradición pero siempre en el más auténtico espíritu sugerente y evocador, transparente y bello por sus síntesis literarias, un complejo panorama sociopolítico y religioso que no puede dejarnos indiferentes, máxime ahora cuando vuelve a despertar sediento de más sangre en la franja de Gaza. Todos los haikus comienzan con minúscula, no tienen punto final y carecen de puntuación. Carlos Alberto parece que tiene razones convincentes para el empleo de tales recursos. “renace la calle-/ otro cadáver/ sobre la multitud desesperada”.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net