• SÁBADO,  04 FEBRERO DE 2023

Cultura  |  30 diciembre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda

Cine: Nadie sabe para quién trabaja

11 Comentarios

Cine: Nadie sabe para quien trabaja

Robinson Díaz es quien interpreta a Arturo, un tinterillo que reina en una oficina alquilada y que busca a los “marranos” para sus negocios.

Escrita por Johan Andrés Rodríguez Lugo.

Todo pícaro es de buenas:

Un payaso anunciando corrientazos, una pareja en una mesa hablando de negocios y un habitante de calle que molesta a quienes almuerzan son las primeras imágenes que se ven en la última película de Harold Trompetero “Nadie sabe para quién trabaja”.

Con la euforia de noche buena se estrenó el 25 de diciembre la última producción del director de “El Paseo”, película que cada diciembre relata la forma en que los colombianos pasan penurias con tal de viajar y conocer su país y el mundo. Para esta oportunidad Trompetero propone una historia de negocios particular con la intención de relatar aquel cáncer que carcome el país: La Corrupción.

Robinson Díaz es el protagonista quien interpreta a Arturo, un tinterillo que reina una oficina alquilada y que busca a los “marranos” para sus negocios, resaltando ese imaginario de que el vivo vive del bobo. La película se centra en la forma de demostrar que el problema de la corrupción no está únicamente en las altas esferas del gobierno sino abajo, en la calle, en el centro de la ciudad, en un restaurante de corrientazos.

En este año de posguerra, la corrupción tuvo un papel primordial, pero no es un problema de ahora, por mucho tiempo ha sido el pan de cada día. Esa malicia indígena que se supone tenemos todos los colombianos nos ha marcado, sobre todo a la región central, de expertos y ventajosos para los negocios.

La forma en que se narra la película es una muestra del afán constante que tenemos los colombianos de “salir de pobres”. Muchos en la sala no se sintieron cómodos con la lluvia de madrazos que son las muletillas de los personajes para referirse a cualquier situación, persona, sentimiento o cosa. A muchos no les gustó sentirse reflejados en una contadora que diariamente está buscando trabajo, mandando hojas de vida, rebuscando el dinero preciso para mandarle a su prematuro retoño. Aun así, desde el inicio las risas fueron aumentando con los obstáculos que iba superando el protagonista al punto de vender hasta su calza de oro en una prendería con tal de cerrar aquel negocio.

Al final se pone en evidencia que por más que se trate de hacer las cosas bien, son los funcionarios corruptos quienes se aprovechan de la inocencia de los clientes y se quedan con el premio mayor. Lastimosamente ese es nuestro espejo, el que hemos creado, el que diariamente presenciamos y hasta justificamos. Dentro del largometraje se reconocen otras tantas historias que viven los colombianos de a pie y que a pesar de todo se podría decir que tienen un final “feliz”.

 

Título original: Nadie sabe para quien trabaja// Año: 2017// Duración: 90 min// País: Colombia// Dirección: Harold Trompetero//  Reparto: Jessica Cediel, Robinson Diaz, Adolfo Aguilar, Claudio Cataño, Diego Camargo, Francisco Bolivar, Primo Rojas, Diego Mateus, Hernán Mendez, Javier Quintero.

 

PUBLICIDAD


Comenta esta noticia

©2023 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net