• MARTES,  26 OCTUBRE DE 2021

Cultura  |  03 diciembre de 2017  |  07:42 AM |  Escrito por: Edición web

Cementerio de los libros (4)

2 Comentarios

Imagen noticia

Por Ilda Baot

 

Luz en el páramo

Carlos Alberto Valencia Orozco

Diagramación e impresión NexoMedia, Bogotá. Febrero 26 de 2013. Carátula: La bailarina, de la serie inédita “Las Momias de Herrera”. Autor: Óscar Herrera Bermúdez. Prólogo de Carlos Arturo Cruz García, Londres, septiembre de 2010. Comentario de solapa por Bibiana Bernal, poeta y editora de Cuadernos Negros. En contracarátula, breves notas críticas de Fancisco Cifuentes, Carlos Arturo Cruz y Umberto Senegal. Con un epílogo de Francisco Antonio Cifuentes Sánchez. 126 páginas. 

Setenta y dos poemas escritos de una extraña forma que desde el comienzo dificulta la lectura y hace interesante, retador, el acto lector: todas las palabras, de todos los versos de todos los poemas, comienzan con letra mayúscula. Desde aquí, encuentra uno algo novedoso en el autor, aunque por mi parte no deduzco qué quiere dar a entender el poeta con esta manera de destacar los textos. Se fragmentan las ideas. Uno piensa de manera diferente a la usual cuando lee el poema. La mente lo lee como tartamudeando, a saltos, deteniendo el proceso de comprensión del pensamiento y de los contenidos que el poeta despliega con alto sentido existencial del mundo, del hombre y la sociedad. Porque de esto sí hay suficiente en una obra madura, reflexionada, pulida, para expresar una metáfora o para plantear interrogantes sobre el sentido del ser humano en el mundo. Poemas de dos renglones o de cuatro palabras, breves como destellos pictóricos que no se escriben por escribirlos, sino porque su autor ha debido vivirlos con alegría y dramatismo a veces, con aguda percepción de los elementos estéticos propios de la escritura particular que adopta en este libro rindiéndole tributo a la reflexión filosófica, sentimientos ontológicos a partir de sucesos triviales cotidianos. Nada fácil su lectura. Confiemos en que tal experimento no siga en otros libros suyos.

 

Isabella y el abuelo

Manuel Gómez Sabogal

Grupo Literario Books&Bilias. Miam. 2016. Dibujos interiores sin autor definido.94 páginas. 

Los personajes del libro, desfile de espontáneas y cotidianas anécdotas que muestran el ingenio de una niña y la paciencia de un abuelo con quien ella descubre aspectos del mundo y de la gente que observa a través de las miradas de este, y que a la vez a este se le revela desde la niña que pegunta, que alterna diálogos, que hace comentarios, que interroga no solo a las personas sino al mundo por donde camina con su abuelo, más cálido y sincero a través de las miradas y apuntes de su nieta, son Isabella y su abuelo Manuel Gómez. Libro de confidencias para ser leído y degustado por quienes a veces no prestan atención al universo que los niños revelan con sus apuntes. Hay en el fondo de cada anécdota, relatada con lenguaje claro, sin elucubraciones pedagógicas, sin intentar convertirse en un manual para educar nietos ni mucho menos para entretener abuelos, una historia de vida y de familia que llena de especial ternura la obra. Manuel no intenta escribir una obra trascendente. Quiere, y de verdad que lo logra, hacernos partícipes de sus caminatas urbanas con su nieta, explorando ambos, en un momento en que la niña visitó a su abuelo y antes de alejarse tal vez una larga temporada, las partes bellas del mundo, de la ciudad y de la gente. Visión optimista de las relaciones familiares. 

 

Donisio aymará: el asombro y la agonía

Carlos Alberto Castrillón

Universidad Tecnológica de Pereira. Colección “Literatura, Pensamiento y Sociedad”. Facultad de Bellas Artes y Humanidades. Maestría en Literatura. 2014. Impresión Gráficas Olímpica S.A. Comentario de contracarátula por Arbey Atehortúa Atehortúa. 170 páginas.

 

Un poeta, crítico y ensayista quindiano, Carlos Alberto Castrillón, reconocido por su rectitud y ecuanimidad académica al criticar un libro, una novela, un cuento o la obra poética de alguien que falleció o que aún vive, se apropia la responsabilidad literaria de darnos a conocer la vida y obra de un poeta venezolano que, por la calidad del texto, por el meticuloso análisis de su poesía, entrando a fondo en la interpretación de los poemas y en la forma como esta obra se desarrolla asombro con signos definidos como obra de “agonía inmanente”, según la define Castrillón. “La metáfora de la agonía se puede definir por las palabras que la codifican, el sujeto que las dice y la muerte que contienen”, especifica el quindiano, quien nos permite entender y valorar la obra poética de un escritor poco conocido dentro y fuera de su país, pero que innegablemente, con estudios como este, adquiere otra dimensión humana y poética. Todas las referencias literarias de Castrillón cumplen su objetivo al enmarcar con exactitud la obra y producción de Aymará en lapsos históricos y estéticos muy definidos. La Bibliografía puede servir, además del riguroso estudio de Castrillón, para ampliar la información sobre el poeta venezolano y su época.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net