• MIÉRCOLES,  15 JULIO DE 2020

Columnistas  |  29 junio de 2020  |  12:59 AM |  Escrito por: Iván Restrepo R.

BREVES DE UN FORO REGIONAL

0 Comentarios

Iván Restrepo R.

Por Iván Restrepo

Ya rondando los 100 días de pandemia y viendo cómo al igual que una torre de naipes nuestra economía regional se cae a pedazos, sin tener una mira clara y con una preocupación trasnochadora que nos embarga a todos los que hacemos parte de este sector de la economía, tuve la grata oportunidad de ser partícipe del FORO ECONOMICO DEL EJE CAFETERO, en el cual se hicieron presentes, entre otros, la Vicepresidenta de Colombia, los gobernadores de Caldas y Risaralda (el del Quindío entiendo que estuvo presente pero se excusó de intervenir a último momento, la causa la desconozco) y las secretarias de Desarrollo y Turismo de los tres departamentos de nuestro Eje Cafetero. En resumen, el foro brilló por la altura y el contenido de los temas tratados, todos de gran interés regional y en donde cada uno de los expositores estuvo enfocado en temas inherentes a su departamento. Para satisfacción mía y de muchos en la concurrencia, uno de los roles principales lo tuvo ese ideal que tanto he pregonado: LA INTEGRACIÓN DEL EJE CAFETERO Y EL NORTE DEL VALLE en un solo destino turístico. Dentro de los proyectos cobijados en el plan de trabajo de la RAP EJE CAFETERO, El Dr. Luis Guillermo Agudelo, su nuevo Director Ejecutivo, tiene ya, de entrada, el terreno abonado para comenzar a construir este modelo de región turística que puede convertirla en una de las más importantes de Colombia. En una segunda instancia, no olvidar al Norte del Valle y a posteriori, por razones de cercanías, al Tolima y al Chocó.

No va a ser tarea fácil, pero en absoluto imposible. Cuando lo logremos y veamos los resultados ahí si levantaremos la copa de campeones al mejor estilo de cualquier ganador de la Champions League. Aspiro y espero ver este logro muy pronto.

Por esto de opinar sobre turismo en medio de esta crisis, y paradójicamente siendo el turismo el segmento más afectado, es mucha la información que recibo, la cual sumo a la que consulto de otras partes de Colombia y del mundo. Me preocupa mucho Salento, en donde un alto porcentaje de su economía está basada en el turismo. Si las cifras no mienten, a hoy un 95% del pueblo depende de los visitantes y turistas a quienes ahora les está vedado el paso por el temor al contagio del virus. Lástima que una población tan hermosa y tan tranquila como lo era años atrás, en donde la economía giraba alrededor de la agricultura y la ganadería, haya transformado su razón de ser en solo turismo.

Seamos realistas, son muchas las puertas de almacenes, restaurantes, alojamientos y similares que no abrirán sus puertas debido al daño económico que estos meses de encierro están causando, me acompaña un sentimiento de pesar por mis colegas, pero, bueno qué se puede hacer más allá de hacer votos para que, cual ave fénix, encuentren la forma de resurgir de las cenizas. Sea esta la oportunidad para repensar no solo a Salento sino a todo el destino Quindío; la agricultura tradicional, la ganadería y tantas practicas campesinas, sustento de muchas de nuestras familias en otros días. Que grato sería volver a tener participación en la economía regional con estas prácticas; no se nos olvide que muchas son parte de los atributos de esta declaratoria de Paisaje Cultural Cafetero de Colombia declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad hace 9 años, cumplidos este pasado 25 de junio.

Dentro de este proceso de reingeniería de 180° grados que sugiero, no va a ser difícil crear experiencias turísticas alrededor de lo agrícola, lo ganadero, las artesanías, caminatas ecológicas guiadas por expertos conocedores de la región, ciclo montañismo, recorridos ecuestres, gastronomía cero kilómetros, adaptación de las plazas de mercado a un modelo que ya es exitoso en Colombia y en todo el mundo, destacar la cocina tradicional regional y colombiana adaptada a las apetencias y costumbres gastronómicas de los turistas nacionales y extranjeros. Todo siempre girando alrededor de un turismo sostenible, eco amigable, más exclusivo y cero masivo, con planes y tarifas adaptables a los diferentes nichos de mercado y a las fechas de alta y baja temporada.

Es hora que las autoridades municipales, los empresarios del turismo, los líderes de las juntas de acción comunal y otros más se reúnan en una mesa común al calor de un café y busquen puntos de unión para sacar adelante nuestro municipio padre; son miles de residentes y otros más de afuera los que deseamos lo mejor para todos: Que hablen todos, sin imponer caprichos.

“EJE CAFETERO TURISTICO, UN SOLO DESTINO”

Hasta la próxima,

ivánres49@hotmail.com

PUBLICIDAD

Otras Opiniones

Comenta este artículo

©2020 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net