• SÁBADO,  03 DICIEMBRE DE 2022

Cultura  |  26 noviembre de 2017  |  12:23 AM |  Escrito por: Robinson Castañeda

Pasión desde las alturas

1 Comentarios

Imagen noticia

Una reseña escrita por el periodista Johan Andrés Rodríguez Lugo, editor de la revista universitaria El Rollo.

“En el periodismo la objetividad es un mito;la libertad, un derecho y la independencia, una obligación”.
                                                                                                                                                             Aleida (Vladdo)

Gay Talese, es quizás uno de los periodistas y escritores más importantes en los Estados Unidos y el mundo, ha publicado libros relevantes como “Frank Sinatra está resfriado” o “El silencio del héroe”, entre otros relatos de no ficción que a la vez acompañan su filosofía de trabajo: “Jamás utilizar fuentes anónimas” en sus productos.

Sin embargo, el periodismo tiene muchas aristas y un día Talese recibió un mensaje de un hombre desconocido que afirmaba tener un motel en el cual vigilaba a sus huéspedes gracias a unos conductos en el techo que, junto con su esposa, había instalado para dar rienda suelta a su costumbre de voyeur. Él dudando un poco del hecho por lo controversial y lo poco legal que resultaba, decidió atender a la petición de visita atraído más por la curiosidad que por la
historia. Una carta fue el detonante para iniciar un trabajo de investigación periodística que duro bastante y que abre diferentes dudas éticas.

El Motel del Voyeur, narra a Gerald Foos, un hombre de Colorado que convenció a su esposa de invertir en un motel que sería el “laboratorio” para entender el comportamiento de los estadounidenses entre los años 1960 y 1990. Con el aval de su esposa, su compañera y amante, quien en ese entonces era enfermera, había realizado un espionaje a cada uno de los huéspedes del motel. En varias ocasiones Donna lo acompañó en la vigilancia a la vez que tenían sexo en la plataforma al son de los gemidos de los huéspedes en la parte inferior.

Durante años Foos, escribió un diario con fechas, descripción de personas, forma de relacionarse y conclusiones acerca del comportamiento humano que son citadas a lo largo del relato. Mas, hubo ciertas fechas que no concordaban por lo cual a lo largo del texto y en posteriores entrevistas Gay deja claro que Gerald era un narrador inexacto y poco fiable, pero
sin duda fue un voyeur épico.

Este libro es quizás el más controvertido publicado por uno de los padres del nuevo periodismo. Muchos se sintieron incómodos por el hecho de que solo usó una fuente, pero, no deja duda del poder narrativo con el que cuenta Talese, quien a sus 83 años todavía está en condiciones de enfrentar una tormenta mediática. Es probable que El motel del voyeur no entre en su listado de textos de no ficción, no obstante, este texto deja claro que las personas desde hace años se han liberado de prejuicios, y es la privacidad de sus habitaciones el lugar perfecto para esto, para ser lo que realmente quieren.

PUBLICIDAD


Comenta esta noticia

©2022 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net