• MIÉRCOLES,  20 OCTUBRE DE 2021

Ciencia Y Tecnología  |  26 noviembre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Cementerio de los libros (4)

1 Comentarios

Imagen noticia

Por Ilda Baoth

Orgamística. Diario Poético

María Isabel Meza Vélez

Orgamística Editorial. Concepto de cubierta: María Isabel Meza Vélez. Diseño de portada: Carlos Enrique Parra Meneses y Eduardo Chávez. Cinco ilustraciones interiores: María Isabel Meza. Noviembre de 2017, Calarcá, Quindío, Colombia. Litografía Skrybe. Prólogo por la poeta guatemalteca M.A. Rossana Estrada B. 100 páginas. Contracarátula, presentación por Wilmer Zuleta, escritor y editor.

Desde la dedicatoria del libro al gran místico de India Paramahansa Yogananda, se reconoce en esta obra a una mujer, a una escritora cuya poesía y cuya vida posiblemente se encaminan por lo espiritual. Los poemas breves, con su individual gusto por centrar los versos en la página, son claramente religiosos, con aquella religiosidad de quien pretende de la vida y del mundo, de la gente, del arte, un sentido idealista para llenar vacíos existenciales. Una nueva poeta quindiana dentro de esa limitada muestra de jóvenes, sobre todo de mujeres, que como generación nos muestran en el libro Témpora, sus compiladoras Andrea Álvarez y Yeni Millán. Alguna vez, en Montenegro, tuve la oportunidad de escuchar a María Isabel leyendo sus textos. Orgamística es un libro que abre caminos de lectura y escritura a su autora. Poesía que va de lo familiar y cotidiano, a temas más amplios donde la poeta relata sus vivencias. Habla de ella con tonos de esperanza y gratitud. Hay tierna ingenuidad en algunos temas, algo normal en nosotras cuando al escribir nos llegan recuerdos del primer amor, del primer beso, de la primera ruptura que parecía rompernos, además del alma y la fe en el amor, la fe en el mundo y en las relaciones humanas. Su poema Rojo menstrual, me agradó y puede hacer parte de ese tema que múltiples poetas de Latinoamérica y el mundo han tratado con acierto, “Rojo reprimido y estigmatizado/ rojo que libera y subleva”. Bienvenido el proyecto editorial de esta joven quindiana y que su primera obra sea su mejor impulso para leer mucho, escribir mucho y corregir mucho.

 

Educar Para El Acuerdo

Luis Fernando Marín Ríos

Un aporte a la paz y la reconciliación. Editorial Kinesis. Primera edición, 2015. Armenia, Colombia. 280 páginas. Prólogo de Sonia Vallejo Gerena.

Yo me pregunto con escepticismo si libros como este, con su contenido crítico, analítico e investigativo, producto de amplias lecturas según se deduce de la bibliografía que lo acompaña, son conocidos por los educadores del Quindío. Conocidos, leídos y llevados a la práctica. Si de alguna manera los rectores, los secretarios de educación, los coordinadores de colegios, los bibliotecarios de las instituciones educativas, los profesores de sociales, filosofía y valores saben que existen. Lo dudo. Lo dudo mucho porque de lo contrario otra sería la manera de pensar y revisar la historia, de afrontar los problemas sociales, pedagógicos y de todo tipo en las aulas. Este es el momento delicado en Colombia donde posiciones y planteamientos sobre democracia, inclusión de diversa índole, convivencia y pluralidad dentro de los programas educativos nacionales y regionales en Valores, como los desarrollados en este libro con argumentos claros y modernos, fundamentados en teóricos de la educación que intentan renovar caducas ideas pedagógicas, por el profesor Fernando Marín Ríos, magister en Educación y desarrollo humano, autor de otros importantes libros sobre su especialidad, se hacen urgentes, necesarios imprescindibles para la sociedad. Son necesarios para sembrar desde la escuela en el corazón y la mente de los niños y jóvenes ideales de paz, reconciliación y tolerancia. Creo yo, también en los de quienes educan a nuestros hijos, a veces tan ajenos a estos ideales. El capítulo III, Educar en valores para el acuerdo, debía ser material de estudio en los colegios.

 

Itinerario De Los Marginados

Lilián Zulima González Huertas

Poesía. Colección Cantos Rodados. Editorial Domingo Atrasado. Bogotá, agosto de 2014. Foto de portada: Abraham Huertas. Foto de solapa: Pedro E. Fonseca. Con prólogo del poeta Jaime García Mafla. 54 páginas.

“Es la urgencia de ser, en medio de esa otra urgencia que es el ya haber sido… Los sucesos son aquí palabras, y éstas, con sus silencios, señales de las calles, de los bancos de parques, de metal inservible, aunque lo es para y por ser nombrado”. Suena un poco abstracto este concepto del notable poeta colombiano, al presentar los 31 poemas de Lilián. Sin embargo, sí son visibles señales de vida, muerte, frustración y desesperanza que laceran al lector o al poeta mismo, que los desnudan ante realidades poco gratas por estos rincones del diario devenir donde lo citadino se convierte en escenario sicológico del ser humano, solo o extraviado entre la sociedad que no eligió para sobrevivir, pero que la poeta asume con visión crítica al cicatrizarse con cada uno de sus versos. Dramático itinerario de marginamientos, la poesía de esta bogotana residente en Armenia (¿Es autora quindiana o no lo es?), resalta por su calidad entre la actual producción poética del departamento. Sus poemas son breves, conmovedoras historias de hogar o de ciudad, de familia o de seres solitarios que revelan sus miedos, sus deseos. Zulima González tiene un estilo propio, maneja su propio lenguaje adecuado a los temas y personajes que elige. Poemas que no eluden la desolada melancolía de las calles o los parques, de los bares, de las botellas de vino desocupadas y rotas.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net