• LUNES,  25 OCTUBRE DE 2021

Ciencia Y Tecnología  |  19 noviembre de 2017  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Cementerio de los libros

0 Comentarios

Imagen noticia

Por Ilda Baoth 

PIEDRA EN EL AGUA Y OTROS POEMAS

Daniel Moreno López

Colección CantaRana. Unidad Central del Valle del Cauca UCEVA. Grafiartes, Tuluá, Colombia. Diciembre de 2016. Ilustración de carátula: Daniel Moreno López. Serie Poesía. Con prólogo y contracarátula de Carolina Urbano. 72 páginas.

Según el minucioso informe de la solapa, Daniel nació en Bogotá. Pero reside en el Quindío. Para muchos de nosotros, como yo que no nací en este hermoso territorio, es quindiano por su trabajo, por su obra poética e intelectual que vive y escribe en estos municipios. Por lo que consulto, es entre los varones el joven más destacado de la nueva, exigua generación de poetas quindianos. La suya es una obra que crece y madura apropiándose cada día, cada libro y cada poema, de una expresión lírica y unos contenidos inconfundibles. En el poema titulado No se puede confiar, donde observamos elementos de su poética, dice: “Tus poemas serán cada vez/un rostro nuevo de tu temor”. Y al final del mismo: “Tus poemas no serán insignia o duración”. Es el reconocimiento de quien trabaja sus textos con suma seriedad. Reflexiona sobre la temporalidad, la cual afronta en sus jornadas diarias y alcanza síntesis que le dan ímpetu a cualquier evocación que hace. En este libro, resalta el acertado manejo del flash literario para reflejar los impactos sensoriales, las miradas sobre objetos y personas, que Daniel fotografía con delicadeza. Un ejemplo de esto, el poema final: Perdóname hijo.

LA TEBAIDA CENTENARIA 1916-2016

Alejo Vallejo Betancur

Vuelta de tuerca, primera edición, agosto de 2016. Diseño de carátula: Alejo Vallejo. Impresión: Impresos Leoss, Armenia, Quindío, Colombia. Contracarátula con información biográfica del autor. 292 páginas. Fotografías interiores en blanco y negro y en color.

La de este periodista e historiador de La Tebaida, es una interesante y anecdótica manera de hacer historia local, de recuperar y visibilizar para nuevas generaciones de quindianos y en particular de habitantes de La Tebaida, muchos de aquellos escenarios, personajes, eventos, sitios del pasado que por tantas razones caen en el olvido y el desinterés de la gente. Extensa investigación en todo tipo de documentos para concretar un retrato vivo de 100 años de historia del citado municipio quindiano. El autor es sincero cuando previene: “En estas páginas no vamos a encontrar la plena veracidad de los hechos, ni la negación rotunda en una cita temeraria. Esta historia se nutre de los apuntes y anotaciones de quienes nos precedieron y dejaron constancia de sus observaciones”. La obra está dividida en tres partes por donde cualquier persona que aprecie los sucesos regionales, que camine a gusto por el pasado y el presente de los municipios quindianos, hallará las razones de ser, la idiosincrasia, las virtudes tanto de lo que hoy por hoy es el quindiano, como antaño lo fueron aquellos que de diversos lugares de Colombia llegaron a colonizar estas tierras. Este libro, texto de estudio necesario en colegios y escuelas cuando aquí se trate la historia del Quindío, con sus temas y sus datos, con su estilo lleno de nombres propios al establecer nexos familiares de la población, es otro de las unidades bibliográficas para consolidar la identidad de esta región dentro del panorama histórico étnico, social y cultural colombiano.

TÉMPORA: JÓVENES POETAS DEL QUINDÍO

ANDREA ESTEFANÍA ÁLVAREZ Y YENI ZULENA MILLÁN V.

Biblioteca de autores quindianos. Poesía. Diseño de cubierta: Lina María Cocuy. Con prólogo de las compiladoras. Centro de publicaciones Universidad del Quindío. Julio de 2017. Ilustraiones de Jhonny Alejandro Zamudio Realpe. 198 páginas.

Treinta años viviendo y gozando, apreciando cuanto recibo de esta región y su gente. Pienso por lo tanto, y lo confirmo a mis paisanos isleños, que además de colombiana soy quindiana adoptiva. Salgo por temporadas breves y siempre, siempre regreso feliz a mi finca donde me esperan mis urapanes y guayacanes lila. Donde me esperan también no tanto los escritores, sino sus libros. Es uno de los motivos para comentar aquí solo sobre autores y libros regionales, para quienes me han interrogado al respecto. Fue mi cordial solicitud para volver a compartir este tipo de reseñas, al director de EL QUINDIANO cuando visitó mi finca con un pintor de Armenia. Esta antología, junto con sus méritos, tiene desventajas y varios vacíos que posiblemente otras indagaciones, otros criterios y personas logren llenar. No tengo espacio para entrar a detallarlos. ¿Jóvenes poetas del Quindío? De acuerdo con lo de jóvenes. Catorce personas. Siete mujeres, siete hombres. Esta paridad me gustó. Un acierto para presentarle a esta sociedad de machos. Siete autores de Armenia. Dos, de Calarcá. Una, de Circasia. Dos de Bogotá. Uno de Riosucio y otro de Soacha. Y nadie de los restantes nueve municipios de Quindío. No hay. ¿No encontraron? Una región entonces nada promisoria ni prometedora en la poesía de las nuevas generaciones. Muy pobre esta muestra por su calidad y cantidad. Rescatable lo de Bibiana Bernal, Paula Andrea Ceballos, Yeni Zulena y Daniel Moreno. Muestras como las de Leonardo Ángel, como bien lo reconoce él mismo en un acto de autocrítica literaria, solo sirven “Para arrojar al sanitario”. Junto con el autor, claro está, poque de sus poemas se deduce que además de beber, comer y digerir lo que en ellos hay, este sabe navegar y bucear entre tales recipientes.

PUBLICIDAD

Comenta esta noticia

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net