• LUNES,  14 JUNIO DE 2021

20 octubre de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Rubiela Tapazco Arenas

Con amenazas constantes Teresita Gaviria, líder de las madres de La Candelaria en Medellín, alza su voz para buscar a sus desaparecidos

0 Comentarios

Imagen informe especial

Teresita Gaviria, directora y fundadora de la Asociación Caminos de Esperanza, Madres de la Candelaria de Medellín, reveló trascendentales momentos de su vida y de centenares de mujeres que la acompañan cada día en la búsqueda de esos seres queridos que el conflicto armado colombiano les desapareció.

Su propósito es caminar por el mundo para contar las experiencias de dolor y superación vividas por tantas madres que no se cansan de buscar a sus hijos.

Destaca la importancia de contar las experiencias dolorosas que les han ocurrido y la esperanza que nunca pierden, porque se consideran mujeres transformadoras del dolor en esperanza, en ese afán de encontrar sus hijos vivos o muertos.

Lucha

Hace 20 años empezó la lucha, lidiando con el paramilitarismo, la guerrilla, los políticos y el Estado, que les dificultaban abrir espacios para contar las historias.

El movimiento de las Madres de La Candelaria de Medellín, empezó con siete mujeres, cuando Teresita Gaviria era secretaria del estadio Atanasio Girardot y se perdió su hijo, luego su familia salió desplazada por el miedo a las amenazas, entonces se quedó sola buscándolo desesperadamente, ahí se dio cuenta que tenía que unirse con otras mujeres que estaban atravesando la misma situación.

Reconciliación

El propósito de esta mujer es la reconciliación de víctimas y victimarios en Colombia y explica que el dolor no genera odios sino amigos, de ahí, la tarea que adelantan estas madres en todo el país, dedicadas a llevar el mensaje de la paz y esperanza.

Aunque hace 20 años desaparecieron a su hijo Cristian Camilo estudiante de bachillerato de 15 años, todavía Teresita llora su ausencia y este dolor le da fuerza para seguir buscando al lado de centenares de víctimas que desconocen el paradero de sus seres queridos.

Dice con seguridad que a su muchacho se lo llevaron los paramilitares del Magdalena Medio, encabezados por los hijos de Ramón Isaza, aunque ellos no quieran reconocer el crimen.

Aunque Teresita dio parte del dinero que le exigían para devolverle a su hijo, nunca lo volvió a ver y un soldado le confirmó su asesinato, lo que transformó su vida totalmente.

Esta mujer sigue esperando que timbre el teléfono fijo de su casa y escuchar la voz de ese joven que le dio su último y fuerte abrazo antes de salir de la casa ese día, prometiéndole que cuando fuera médico, iría con ella a toda parte.

Teresita Gaviria, trabaja al lado de 886 madres que buscan a mil 176 personas desaparecidas en Antioquia y quienes han encontrado en los paramilitares presos en las cárceles a sus mejores aliados, en lo que considera una labor hermosa, porque aprenden a mirarse a los ojos, a conocer la historia de cada uno y a perdonar.

Amenazas

A esta líder social amenazada de muerte, la llaman para insultarla y anunciarle que la van a matar, que sigue en la lista, sin embargo, ella no pierde la fe y sigue sembrando esperanza.

Teresita Gaviria anda con escoltas y cree en la paz de Colombia, aunque duda de las intenciones del gobierno de Duque, a quien le piden que cambie su modo de ser y que no sea igual a su patrón, que era muy amigo de los paramilitares.

Las madres de La candelaria de Medellín representadas por Teresita Gaviria, tienen esperanzas de continuar con su trabajo, mientras su líder pide que le permitan vivir.
 

Comenta este informe especial

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net