• LUNES,  14 JUNIO DE 2021

14 agosto de 2018  |  12:00 AM |  Escrito por: Edición web

Un viaje por la cultura del Quindío. Circasia en la búsqueda de su identidad.

0 Comentarios

Imagen informe especial

Por Henry Plazas Olaya y Roberto Restrepo Ramírez

Cuando perdemos el derecho a ser diferentes, perdemos el privilegio de ser libres (Charles Evans Hughes)

A solo 7 kilómetros al norte de Armenia, y con 134 años de fundada por Isidoro Henao y otros colonos antioqueños de apellidos Marín, Arias y Mora, está el municipio de Circasia, que fue antiguamente denominada “La Plancha”. Hoy es accesible por una carretera inmejorable y es conocida como “El Municipio Libre”. Ésto se genera por los sucesos acaecidos en los años 30 y 40 del siglo pasado, cuando un grupo de ciudadanos se opusieron a las exclusiones de la Iglesia y del poder político de ese tiempo y construyeron el “Cementerio Libre”, imagen de la tolerancia, respeto por las ideas ajenas y símbolo de la libertad.

Nelson Mandela decía que “cuando a un hombre se le niega el derecho a vivir la vida en la que él cree, no tiene más remedio que convertirse en un proscrito” y tal vez, ese fue el inicio del apelativo de “Tierra de Hombres y Mujeres Libres”, como se conoce a los circasianos.

No solo es el Cementerio Libre uno de los monumentos para visitar en este municipio. Al frente, está el Cementerio Católico Los ángeles, donde todavía existen panteones funerarios antiguos que son resultado de una serie de construcciones familiares de principios del siglo XX y que conservan el patrimonio arquitectónico funerario que todavía tienen muchos pueblos de Colombia, entre ellos Marsella (Risaralda). También se encuentra la Casa Museo Cipriano Echeverry, localizada en la calle 13 con carrera 15 - esquina La Pilastra, del Barrio Camilo Duque. Es una vieja casona de bahareque, sitio de incomparable belleza con fuente de agua exterior, donde se exhiben a manera de Museo muchos de los objetos con valor patrimonial del municipio y sede o encuentro de ferias artesanales, capacitaciones, encuentros folclóricos y sitio de interés turístico. Todavía se encuentra en uno de sus extremos la pilastra antigua del sector, pues de allí se tomó el nombre para denominar esa esquina.

Otra de las construcciones de indudable valor es el Coliseo municipal de Circasia, sede de encuentros culturales y deportivos, no solo bajo techo sino también al descubierto, puesto que, en su anexidad, ha sido construido un parque de patinaje y ciclismo BMX Free Style, donde los jóvenes pueden dar rienda suelta a su deseo de adrenalina.

La Plaza de Bolívar de Circasia, una de la más bellas del Quindío, con su fuente y puente sobre el mini lago, hogar de las sabaletas consentidas de los circasianos y objeto de contemplación de los niños que visitan el parque, mientras saborean las paletas y dulces proporcionados por vendedores ambulantes que comparten con los adultos y visitantes los altos andenes del parque dispuestos a manera de sillas. Allí hay algunos monumentos artísticos e históricos, como son la urna del tiempo y las placas sobre las características históricas del parque, las cuales se encuentran a un lado de la estatua de Bolívar. Lamentablemente se retiró la placa que nos recordaba la existencia del escritor Noel Estrada Roldán, uno de los sonetistas más famosos que tuvo Colombia. Alrededor del parque, los mogadores portan bellas fotografías que recuerdan otros aspectos del patrimonio cultural y natural.

En el marco del parque se conservan los inconfundibles balcones propios de la arquitectura de la colonización del siglo pasado, conservado por la mayoría de sus vecinos, sobre todo por la administración municipal, que ha construido hacia adentro todas sus dependencias, conservando las fachadas tradicionales como un gesto de respeto por la cultura.

Los negocios de comidas y bebidas alrededor de la plaza, constituyen “la playa” donde se va a observar y ser observado, a tomar algún refresco, café, jugo de guanábana o licor y escuchar la música de su gusto con la mejor compañía. Constituye un imperdible de fin de semana para propios y extraños. No podemos olvidar la degustación de fritanga y los chuzos de pollo más sabrosos del Quindío. Ese gusto de caminar por los senderos recientemente reconstruidos del parque, escuchando con frecuencia grupos de músicos que con sus tonadas campesinas nos trasportan al ambiente campesino de hace años, hacen de Circasia un lugar único para visitar.

Sobre uno de los costados se halla la Fundación Cine Gratis con Crispetas, donde se presentan además de cine, espectáculos de teatro y música. Encomiable labor de sus impulsores.

Es de anotar que durante los últimos meses, se han inaugurado en este municipio, varios desgustaderos de café, restaurantes con diferentes ambientes, rincones mágicos de excelente gusto, cada cual a su manera, donde además de ofrecer el mejor café del mundo, servido con exquisitez, nos permiten volver al pasado con la exhibición permanente de multitud de viejos objetos museologizados en ambientes acogedores que invitan a la buena charla y a celebrar allí cualquier encuentro familiar. No obstante todavía quedan los cafés tradicionales, como el bar de Arcadio, que todavía tiene las puertas de forja antiguas, y donde se encuentran los adultos mayores, entre ellos uno de los personajes más emblemáticos, el lustrabotas Nicasio.

Es una invitación para los quindianos, en especial para los habitantes de Armenia y a los turistas que frecuentemente nos visitan, para que en sus itinerarios, incluyan al municipio libre como parte de sus rutas. Estamos seguros que volverán a degustar ese ambiente de tranquilidad, rumba sana, buen clima, seguridad y, sobre todo, la evocación del aroma del café recién preparado que desprende hacia el aire el inconfundible aroma de la región cafetera.

Circasia para caminar

Como programa que amerita ser recorrido a pie, se halla la ruta hacia el Paso de los Aguadeños, entre Circasia y Filandia nombrada así por la anterior presencia de una fonda caminera conocida con nombre “Los Aguadeños”. Está cerca de un hermosísimo y antiguo puente de herradura, junto con el que construyó hoy en concreto, se sitúa aguas abajo del original y antiguo puente de arriería.

Circasia tiene un ambiente rural encantado, con relictos boscosos que han sido cuidados por juntas cívicas, las cuales con cierta frecuencia invitan a sembrar especies nativas de ocobo, nogal, guayacán rosado, matarratón, nacedero, cedro rosado, eucalipto rojo y tibouchina (siete cueros) en diferentes veredas. Además de estos espacios se cuenta con el sistema de bosques localizados en el cañón del río Roble, sobre las quebradas Cajones, La Coca y Portachuelo. También están la vereda Piamonte, la Reserva natural El Calamar, senderos de la Reserva de Bremen, ahora declarada como Distrito de Conservación de Suelos. Algunos senderos han sido absurdamente cerrados por los granjeros vecinos del bosque de Bremen, los espacios boscosos de La Aldea, La Mesa, Toscana, La Pradera, El Silencio, La Zulia y otros recodos con zonas boscosas. En fin, todo este tesoro natural hace de Circasia un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza y sus recorridos. Basta contactar con algún guía turístico local o un experto en turismo ambiental y realizar el recorrido con los yiperos que se ubican alrededor de la Plaza de Mercado.

Fondas camineras

Todavía existen varias fondas como “Barcelona Alta”, en la vereda del mismo nombre, que conectaron en el pasado con la “Guaca de Fachadas”, la “Trampa del Tigre” y la legendaria fonda “Granada”. Eran sitios de encuentro de campesinos, de intercambios de productos, de provisión de alimentos e insumos, de encuentros de tejo, de billar, de bailes y parrandas, en fin, sitios icónicos de la vida de los habitantes del sector rural de Circasia.

El mirador Alto de la Cruz, a solo dos cuadras del parque principal, donde se puede llegar en vehículo liviano o a pie, constituye otro sitio imperdible para conocer, con su vista estratégica de 360 grados que permite otear no solamente la ciudad, sino también sus alrededores.

Las carreteras secundarias son el sitio ideal para practicar ciclismo de montaña. En el Alto de los Robles se dan cita los fines de semana multitud de ciclistas hombres y mujeres para circular por las vías destapadas con total libertad, respirando el aire puro y gozando el paisaje natural de los bosques circundantes. Ese es otro atractivo para los amantes del deporte de las bielas.

Las carreteras veredales también pueden recorrerse en carro, en moto o en bicicleta, en paseo de fin de semana, parando en las fondas camineras o haciendo circuito hasta Armenia por Hojas Anchas, hacia Montenegro y Quimbaya o Salento y por multitud de senderos. Los clubes de ciclistas pueden dar las pistas de recorrido y los horarios y días de salida en grupo.

No podríamos dejar de mencionar la actual iglesia en reconstrucción, después del pavoroso incendio del 2009, que redujo a cenizas una edificación tradicional cuya pérdida aún la sienten sus habitantes. Sin embargo, los esfuerzos de la comunidad circasiana, han logrado reconstruir su iglesia en cemento y con una arquitectura moderna en curso. Las instituciones educativas son también orgullo de los circasianos y la oferta habitacional en Circasia puede encontrarse en algunos hostales y hoteles campestres localizados en la salida hacia Armenia

Finalmente, podemos decir que Circasia, con su espíritu de libertad, acoge con los brazos abiertos a todo quien quiera conocerla. Su cercanía a Armenia, la capital no ha podido opacar la importancia ni absorberla.

Circasia, pueblo de hombres y mujeres libres está construyendo su identidad. ¿Se convertirá en zona rosa?. ¿En paseadero de fin de semana?. ¿En un nuevo destino urbanizable?. ¿En circuito turístico para amantes de la naturaleza?. ¿En clúster gastronómico?. ¿En centro cultural, de teatro o deportivo?. ¿O todas las anteriores?

La responsabilidad es el precio que exige la libertad” dijo Helbet Hubbar. Así que de la valoración de sus posibilidades y la responsabilidad por el cuidado de su seguridad, de su entorno ambiental, de la oferta hídrica, de su cuidado sanitario, cultural y patrimonial, saldrá quizás una nueva identidad para Circasia.

Comenta este informe especial

©2021 elquindiano.com todos los derechos reservados
Diseño y Desarrollo: logo Rhiss.net